PEN México lamenta “actos ominosos” contra periodistas

Ciudad de México (apro).- La organización PEN México reprobó los actos violentos perpetrados contra periodistas, hechos que, subrayó, evidencian la impunidad que se vive en el país.

En un comunicado, destacó que a principios de 2018, durante la irrupción de policías estatales en la comunidad de La Concepción, en Acapulco, Guerrero, fueron agredidos, encañonados y golpeados varios periodistas que cubrían un operativo de desarme de guardias comunitarios.

Precisó que Bernardino Hernández, fotoperiodista de Cuartoscuro y de la revista Proceso, está hospitalizado por lesiones en la cabeza y otras partes del cuerpo. Señaló que Hernández, según informes de diversos medios de comunicación, fue directamente amenazado: “Te vamos a desaparecer”.

También fueron golpeados los reporteros Francisco Robles (Reforma), Carlos Alberto Carbajal y Jacob Morales (El Sur), además de Roberto Ramírez Bravo y Héctor Briseño (La Jornada), así como Sergio Robles, de la agencia Quadratín.

 “PEN México alza la voz contra estos actos ominosos, evidencia de la impunidad en México”, subrayó el organismo.

De igual manera, protestó por el incendio, el lunes 8, de la casa de la viuda de Gregorio Jiménez, periodista veracruzano asesinado en 2014. “Su caso no ha sido resuelto pero la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas en Veracruz (CEAPP) ha asignado guardias especiales a la familia”, apuntó.

Se pronunció también por la agresión –publicada por PEN México en redes sociales el 3 de enero pasado– contra Antonio Julián Chepe, director de Diario Alternativo, de Acapulco, y por las amenazas de cárcel en contra del columnista Carlos Ramírez, del periódico El Financiero, quien después de publicar material sobre las consultas electorales recibió diversos mensajes del Instituto Nacional Electoral (INE), como informó en su cuenta de Twitter.

Sobre Chepe, destacó que fue víctima de secuestro exprés y robo de pertenencias el pasado martes 2, además de haber recibido golpes y amenazas reiteradas de muerte. Aunque la Secretaría de Gobernación lo incluyó en el programa de medidas de protección a periodistas, no fue atendido, subrayó en su comunicado.

Y destacó que en sólo diez días 2018 se ha anunciado en México como un año en el que la libertad de expresión continuará siendo perseguida por gobernantes como Héctor Astudillo (Guerrero), grupos de poder y grupos criminales.

En contraparte, felicitó “calurosamente” al poeta Óscar Oliva por sus 81 años, cumplidos el lunes 8.